Cuando nos compramos un coche todo son facilidades, sobre todo si lo compramos a un concesionario, pero cuando nos disponemos a venderlo, sea por el motivo que sea, la cosa se empieza a complicar. ¿Cuanto vale mi coche? ¿Cómo puedo vender mi coche rápido y sin perder dinero? ¿vendo mi coche a un concesionario o se lo vendo a un particular? En definitiva, ¿como puedo vender mi coche? Bien, pues aquí te vamos a dar algunos consejos para vender tu coche de manera fácil y rápida, y además, consiguiendo el mayor precio posible.

Los consejos que os vamos a dar no son imprescindibles, ni tampoco son mágicos. Puede que los lleves a cabo al pie de la letra y te cueste vender el coche, pero si es cierto, que tener en cuenta ciertos pasos cuando nos dispongamos a vender un coche nos puede ayudar a que la venta sea rápida y con la menor cantidad de problemas posible.  Otra de las cosas a tener en cuenta es que el mercado de coches de segunda mano es muy amplio y por lo tanto, hay mucho donde elegir.

1. Tener el coche en orden

El primer paso que tenemos que dar antes de vender nuestro coche, es comprobar que todo está en orden, es decir, no debe tener ninguna tasa pendiente como el permiso de circulación, ni multas sin pagar. Igualmente, debe tener la ITV pasada recientemente y todos los documentos del coche que queramos vender deben estar completamente al día. incluyen documentos de propiedad, registro y papeles del seguro.

2. Conocer el mercado

Una vez revisado el primer paso, es imprescindible conocer el mercado. Visitar tiendas de compra-venta de coches o concesionarios y revisar los anuncios de compra-venta, ya sea en Internet o en publicaciones impresas, nos ayudará a poder hacernos una idea de cuanto vale mi coche o cuanto puedo pedir por mi coche. Hay que tener en cuenta siempre, que el valor de un coche se devalúa con el tiempo y con los kilómetros. El precio debe ser acorde a su antigüedad y cantidad de kilómetros recorridos.

3. Estado general del coche a vender

Seat Alhambra vender segunda mano

Un tema que puede hacer que el valor del coche sea mayor, es el estado general del mismo. Golpes, roces, pintura en mal estado, etc, pueden hacer que el precio del vehículo que se quiera vender sea inferior, sobre todo si los daños y el desgaste excesivo están en el interior del mismo. El habitáculo es la zona donde más tiempo pasamos cuando usamos nuestro coche, obviamente, por lo que es importantísimo que no tenga mal aspecto, sin elementos rotos, ni desgarros en los tapizados, que todos los mandos funcionen correctamente, en definitiva, para vender mi coche por el mayor precio posible debe estar en el mejor estado posible. También debemos revisar y cambiar si es necesario los neumáticos, los frenos o cualquier otro elemento de desgaste pues también puede afectar al valor de mi coche.

La limpieza es un apartado que puede llegar a afectar a la hora de vender mi coche. No solo vale con que esté bien, también debe parecerlo. Un coche sucio denota dejadez, al igual que el desorden. Si el coche para vender está limpio, tanto por dentro como por fuera y con la guantera ordenada, puede ayudar a la sensación general de coche bien cuidado y mimado. Aunque parezca una tontería, un buen ambientador influye mucho en el bienestar dentro del habitáculo.

4. Dónde y cómo vender mi coche

Si ya hemos completado los pasos anteriores, llega la hora de anunciar que el coche está en venta, pero, ¿donde y como encuentro compradores? A día de hoy es tan sencillo como entrar en Internet y buscar portales de compra-venta de coches. Por norma general, anunciar nuestro coche en un portal de Internet de compra-venta es completamente gratis y el alcance a potenciales compradores es enorme, pero para colocar un anuncio debemos cumplir unos pequeños requisitos.

El texto del anuncio debe ser lo más completo posible, especificando kilómetros, mantenimientos realizados, condiciones del vehículo y el uso que se le ha dado al coche. Importantísimo cuidar la ortografía y acompañar el texto con fotos donde se pueda ver el coche desde varios ángulos y el habitáculo, que se vea claramente que no escondemos nada.

También podemos recurrir a los anuncios de compra venta en revistas impresas, pero estos anuncios suelen ser de pago y no permiten incluir mucha información. Como no, podemos usar igualmente el tradicional cartel en las ventanillas, pero no conviene poner información sobre ciertos elementos como equipos de sonido por cuestión de robos. No obstante, sea cual sea el caso, el precio anunciado conviene que sea un poco más elevado del que queremos recibir por el coche, permitiéndonos cierto margen de negociación. Además, conviene que el coche no solo este disponible para su prueba, sino  también para su inspección en un taller.

5. Cómo cerrar el trato con el comprador

Este apartado es el que mayores problemas puede ocasionar. Ante todo, debemos ponernos en el lugar del posible comprador y ser extremadamente educados, nunca usaremos un vocabulario soez, evitar en todo lo posible aparentar soberbia y mucho menos resultar impaciente en vender el coche, pues el posible comprador puede tener dudas y por ende, puede intentar bajar más el precio. Muy importante ser paciente.

Es posible que el comprador vaya acompañado por alguien con conocimientos, un mecánico o incluso que quiera llevar el coche a su taller de confianza, así que debemos estar dispuestos a permitir que se revise el coche e incluso, acompañar al posible comprador al taller, y remarco lo de “ACOMPAÑAR”, nunca dejar el coche a un extraño.

Cerrado el acuerdo por fin para vender mi coche, tenemos que asegurarnos de comprobar el método de pago. Lo mejor de todo es intentar conseguir dinero en metálico, pero puede ser un momento muy problemático. No importa cuantas promesas le haga el comprador, nunca haga caso de ellas y en cuanto a los documentos, la mejor manera de evitar problemas futuros es encargarse uno mismo de la transferencia, aunque el coste de la misma debería asumirlo el comprador. Para ello, nada mejor que una gestoria.