Seguro que habéis visto que en los concesionario de compra-venta, al igual que en los concesionarios oficiales de las marcas, siempre hay muchos coches a la venta. ¿No os habéis preguntado alguna vez de donde sacan el dinero necesario para comprar tanto coche? Pues lo mismo te interesa saber lo que te voy a contar, puede servirte para vender tu coche de una manera fácil y cómoda.

Todos los coches que se suelen ver en los concesionarios no son propiedad del mismo, existe lo que se llama ‘gestión de ventas’ o ‘gestión directa’, una manera de vender nuestro coche muy, muy cómoda porque nos evita el papeleo, el buscar a un comprador e incluso el poner un anuncio de venta. La gestión de venta o gestión directa consiste en que dejamos el coche de segunda mano en un concesionario ‘cedido’ para que ellos se encarguen directamente de su venta. Fácil, ¿verdad?

Ojo, como todo, tiene sus inconvenientes y sus problemas, pero básicamente es eso. Tú pones el precio, lo que quieres recibir por el coche y ellos, lo ponen con el resto de modelos en exposición y hacen todo el trabajo sucio. Es evidente que el concesionario se quedará con una parte para eso hacen todo el trabajo, pero la comodidad que da el no tener que encargarse de  todo el papeleo, de publicar el anuncio y demás pasos para vender un coche bien vale ese coste. Además, estará resguardado en el concesionario y no en la calle con el posible peligro de recibir golpes o rayaduras.

Cada compra-venta tiene sus condiciones, unos te ofrecerán una parte del valor del coche que puede ir desde nada, hasta un 65-75% de su valor. Hay quien podrá ofrecer incluso un 85% del valor del mismo, pero no recibiremos el resto del precio estipulado hasta la venta final.