Cuando vamos a vender un coche de segunda mano una de las preguntas, casi debería ser la primera por cierto, es si vender mi coche a un profesional (concesionario, compraventa) o a un particular. Una pregunta razonable ya que cada opción tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Aquí te vamos a relatar tanto las ventajas como los inconvenientes que suelen tener cada una de las opciones. También hablaremos de otras opciones como el cambio de coche o el empeño, pero en otro apartado.

Vender mi coche a un profesional tiene ciertas ventajas que pueden hacer que nos decantemos por esta opción, pero también tiene sus desventajas, aunque realmente son pocas, pero para muchos, son precisamente las importantes.

  • Nos ahorramos molestias. Vender mi coche a un profesional evitará que tenga que realizar todo el papeleo por ejemplo, evitará que tenga que poner un anuncio, evitará que tenga que buscar comprador…
  • Será más rápido y cómodo. Para vender mi coche a un profesional solo tengo que acercarme a un establecimiento especializado y decirles que quiero vender un coche usado. Ellos realizaran una tasación, estudiarán el mercado y me darán un precio. Si es aceptado, solo hay que firmar el contrato y recibir el dinero al contado.
  • Coche como parte de pago. Si vendemos un coche se segunda mano con el objetivo de comprar otro, quizá nos interese dar nuestro actual coche como parte de pago. Ahora también se suele hacer entre particulares, pero en el concesionario tendremos más oferta donde elegir coche nuevo y además, certificados y con garantía.
  • No seremos responsables de los vicios ocultos. Ya os hablamos sobre la responsabilidad por vicios ocultos, pero si no te quieres leer el apartado entero te recordamos la parte correspondiente a los profesionales: “El vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la cosa vendida, si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o si disminuyen de tal modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no la habría adquirido o habría dado menos precio por ella; pero no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieren a la vista, ni tampoco de los que no lo estén, si el comprador, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente conocerlos” Es decir, que como el concesionario, compra-venta o perito deben saber como reconocer unos desperfectos, estamos exentos de hacernos cargo en caso de aparecer algún fallo posteriormente.

No obstante, el vender mi coche a un profesional también tiene sus contras, las dejamos a continuación.

  • Precio más bajo. Por una cuestión tan sencilla como es, que luego pondrán ellos el coche a la venta, siempre nos ofrecerán un precio por debajo de mercado, ya que es el precio (el de mercado) que ellos pedirán por ese coche. Un compra-venta o concesionario es un negocio  como negocio, busca beneficio económico.
  • Pueden no querer el coche. Se puede dar el caso en el que rechacen tanto comprarnos el coche, como quedarse con el como parte de pago de otro nuevo. La razón es la dificultad de vender determinados modelos, como pueden ser los deportivos muy potentes (y caros), berlinas de alta gama o cosas del estilo.