Siempre que hablamos de tasaciones terminamos mostrando modelos únicos, o casi, con motores muy potentes, firmados por marcas de prestigio y lujo casi a raudales. Pero bien es cierto que también hemos visto otros casos de modelos más populares como el SEAT 600 o el Audi 80. Hoy recuperamos otra marca de esas popular, generalistas las llaman, aunque el precio de la SuperTasación de la Semana no es tan contenido en tamaño como nuestro protagonista.

Para hoy, el elegido es el FIAT-Abarth 595 SS, pero no uno de los actuales, por ahora esos no tienen valores especialmente importantes, hablamos de una unidad de 1967, un coche que es tan pequeño o más, que un MINI, tiene motor trasero de dos cilindros, propulsión y supuestamente, cuatro plazas.

El FIAt 500 llegó para motorizar a Italia, uno de esos coches básicos y de precio super contenido, cuyas prestaciones estaban limitadas por un motor que apenas llegaba a los 20 CV. Era un coche sencillo, fácil de conducir, tan pequeño que se podía aparcar en cualquier lugar y tenía un diseño tan logrado y ‘simpático’ que hoy es todo un icono y que en la versión Abarth 595 SS llega a rozar lo 45.000 euros.

Tasación de coches

¿Por qué de una tasación así? Pues tenemos que conocer un poco la historia de Abarth para poder hacernos a la idea. Carlo Abarth era un ingeniero muy habilidoso y con mucha visión. Estuvo trabajando en Cisitalia, una empresa muy famosa para los aficionados al motor y cuando terminó su relación laboral con esta, se dedicó a fabricar piezas para potenciar los pequeños modelos de FIAT y darles un toque más deportivo aprovechando lo aprendido en Cisitalia.

Este pequeñín es uno de sus trabajos más famosos, gracias a sus resultados en competición y que la popularidad del modelo convirtió la versión en un objeto de deseo para muchos al llegar su motor a los 34 CV y siendo capaz de reducir a la mitad, todos los registros de prestaciones oficiales de FIAT.

Usaba materiales como el magnesio para las llantas, aleación de acero especial para los cilindros del motor, escapes, frenos… muchas piezas exclusivas y que además podías comprar por separado para montar en tu FIAT 500. Le hacían un coche bastante rápido para su tamaño, configuración y estructura, tanto, que muchos ‘murieron’ en competición y como se hicieron pocos, encontrar actualmente uno original es bastante complicado y por supuesto, caro.