Como siempre, en la SuperTasación de la semana tenemos un coche digamos, raro. Y raro por su exclusividad y por ser único en el mundo. Se trata de un Rolls-Royce Phantom VI de 1973, aunque no uno cualquiera, sino un trabajo exclusivo del carrocero italiano Frua para el cónsul de Suiza y Mónaco, Simon van Kempen.

La casa de subastas Bonhams lo pondrá en subasta el 26 de septiembre de 2015 y espera poder sacar por el entre 270.000 y 350.000 euros. No es un precio especialmente alto para ser un modelo único en el mundo, aunque parezca una exageración.

SuperTasación

El cónsul pidió una serie de cosas muy específicas como la calandra delantera, sus iniciales grabadas en el centro del volante o el escudo de armas de Mónaco incrustado en el salpicadero. Sin olvidar, claro está, el color verde pálido que luce la carrocería.

¿Por que esa tasación? Pues primero, por ser un Rolls-Royce. Esos coches son ya caros de por si. El siguiente motivo para su precio es que se trata de un modelo único, no hay otro igual en el mundo y por supuesto, el tercer motivo es que perteneció al cónsul de Suiza y Mónaco.