En España, en el sector del automóvil, hay una pequeña inclinación al producto patrio cuando se trata de vehículos clásicos, con SEAT a la cabeza cuando se trata de coches o bien, con Bultaco, Montesa u OSSA cuando hablamos de motocicletas. El caso es nos van los coches nacionales, sobre todo de cuando España tenía las fronteras cerradas a cal y canto.

No extrañe a nadie por tanto que haya modelos cuyo precio esté un poco inflado sin importar el número de unidades fabricadas ni las supervivientes, como ocurre por ejemplo con el SEAT 124, aunque también hay casos en los que se hicieron muy pocas unidades y su precio tiene algo más de justificación. Normalmente suelen ser versiones deportivas o de modelos de alto standing, ya que costaba más fabricarlos en España.

SEAT 850 Spider

El coche de las imágenes por ejemplo, es un SEAT 850 Spider, uno de los clásicos populares más apreciados y también uno de los más bonitos, al menos para quien esto escribe. Se fabricó entre 1969 y 1972, siendo un modelo bajo licencia FIAT, como todos los SEAT de aquella época. Descapotable, dos plazas y un motor de 903 centímetros cúbicos y 52 CV son su carta de presentación.

Se fabricaron solamente 1.732 unidades y como curiosidad, las primeras 919 unidades adaptan motor FIAT y piezas importadas de Bertone, mientras que las siguiente 813 unidades, equipaban motores y componentes de fabricación nacional, que son los más apreciados. Un SEAT 850 Spider en buen estado puede estar rondando los 8.00 euros, aunque hay quien llega a pedir 12.000 euros por uno de ellos;especulación pura dura.