Vamos a tratar un tema en esta ocasión que tengo muy por seguro que conocéis: vender mi coche a un desguace o por piezas. Conozco muchos casos y en todos, siempre ha existido algún problema y nadie sabía exactamente como hacer las cosas, pues como en todo, se deben seguir unos pasos. Además, hay leyes que lo regulan y te puedes meter en un buen lío en caso de no cumplirlas.

Primero debemos saber cuando tomar la decisión de vender un coche usado a un desguace o por piezas, porque lo mismo estamos metiendo la pata y perdiendo muchísimo dinero pero es muy, muy fácil; lo ideal es que el coche lleve mucho tiempo parado, que tenga una avería muy cara de reparar o que sea un siniestro. Si no se cumplen estas condiciones, véndelo de segunda mano a un particular o a un profesional, pero olvídate de desguaces o desmontarlo. No compensa.

Una vez aclarado este punto, vamos a ver como funciona el tema de vendérselo a un desguace, y realmente nos va muy mal. Los desguaces no suelen comprar coches de ningún tipo, tiene que ser un modelo muy, muy interesante para que se lleguen a plantear el comprarnos un coche de segunda mano. Ellos ponen la grúa, recogen el coche allí donde esté y se encargan de todos los tramites totalmente gratis, pero rara vez ofrecerán algo por el coche. No obstante, si puede darse el caso pero nunca esperes más de 300 ó 500 euros. También existen lo que llaman ‘Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos’ (CATV) que viene a ser algo así como un desguace ecológico y donde nos ocurrirá lo mismo que en el desguace normal.

En cuanto a la vender mi coche por piezas, es más interesante que vender mi coche a un desguace porque ya de entrada, podremos sacarle un beneficio incluso mayor que el valor del propio coche entero en según que casos. Pero ojo, no es tan fácil como parece. Lo primero que debemos hacer es tener un lugar donde guardar el coche, no podemos desguazarlo en medio de la calle, la multa podría ser importante. También necesitaremos conocimientos o bien, contratar a un mecánico que nos ayude a desmontar las piezas necesarias (siempre es bueno tener un amigo con conocimientos). Por último, debemos tener en cuenta que podrían multarnos por vender piezas sin las licencias oportunas con hasta 60.000 euros, aunque por ahora no conozco ningún caso al que se le haya multado. Entre particulares no suele ocurrir.