Hay muchas gente, y más aún con los tiempos que corren, que se ven incapaces de hacerse cargo de los costes que conlleva un automóvil, así como de sus cuotas mensuales si aún está por pagar. Por eso, es normal que lo pongan en venta para poder liquidar el préstamo o la financiación antes de terminar de pagarlo. En principio no hay ningún problema por comprar estos coches, ni tampoco por venderlos, pero hay que saber unas cosas antes de plantearnos al menos, ponerlo a la venta, el comprarlo ya es otro tema que depende de la disponibilidad.

Lo primero que debemos hacer, es saber si la financiera a realizado una “Reserva de Dominio”. Se trata de una carga que recae sobre un bien inmueble o un vehículo, como sería nuestro caso, que está anotado en el Registro de Bienes Muebles y representa un derecho a favor de un tercero, la entidad financiera en este caso, por el que se asegura que no se podrá transmitir la propiedad del bien financiado hasta que no esté completamente pagada la financiación y por lo tanto, cancelada la deuda.

Este tipo de carga solo afecta si estamos interesados en vender mi coche (o regalarlo) y solo interesa cancelar la Reserva de Dominio si vamos a transferir el coche pues no es gratis. Si no está cancelada, no se podrá vender ni comprar el coche gravado con la reserva de domino legalmente porque implica que el beneficiario de la carga tiene el dominio del coche hasta que no se cancele, además, la Dirección General de Tráfico no tramitará el cambio de titularidad hasta que no esté la reserva de dominio del vehículo cancelada.

Si no recae sobre mi coche una Reserva de Dominio lo podremos vender sin ningún tipo de problemas, pero si la cantidad que nos queda por pagar es mayor que lo ganado con la venta de mi coche. hay que hacerse cargo de la cantidad restante igualmente. Si lo ganado con la venta del coche es mayor que lo debido no hay ningun problema, pues incluso nos puede quedar algo de dinero tras liquidar la deuda.

También tenemos una opción aunque el coche tenga Reserva de Dominio. Si la venta de mi coche es a un particular, se debe hacer la transmisión del dinero de manera que el comprador del vehículo pueda comprobar que en el momento de pagar el coche y de firmar los papeles para la transferencia del vehículo, se cancela la deuda. Es necesario pedir a la financiera un “Certificado de Saldo Pendiente” y presentárselo al comprador para, en el momento del pago, realizar una tranferencia en presencia del mismo del importe que consta en el certificado. Dicha transferencia tiene que ser a través del Banco de España para que le llegue en el momento a la financiera. quien debería enviarte un “Certificado de Saldo Cero” que confirmará que la deuda está pagada y cancelada y autoriza el levantamiento de la Reserva de Dominio en tráfico. Con todos los documentos junto con el Certificado de Saldo Cero, el comprador no tendrá problemas para realizar el cambio de nombre al coche.